Ayer que era el cumpleaños de mi novia, fui a su casa con unos regalitos que vi en un sexshop, para pasar una noche inolvidable. Pero cuando llegue ella no estaba, me abrió la puerta su madre y me dijo que se había ido con unas amigas y que no tardaría en llegar. Ella me pidió que le enseñara lo que llevaba en la bolsa, cuando le enseñe los enormes consoladores se puso muy cachonda y yo que estaba muy cabreado con la zorra de mi novia por haberme dejado tirado los utilice con su mama antes de follármela.