Lo bueno de tener una hija ninfomana en casa es que cuando me estreso en mi despacho con tanto...