Esta preciosa jovencita trabaja como limpiadora en un gimnasio. Hoy cuando se disponía a limpiar uno de los vestuarios, se ha encontrado con un cliente que se estaba desnudo ya que había terminado de ducharse. La muy zorra se ha quedado mirando y se quedó sorprendida con la enorme polla que calzaba. Sin dudarlo un ínstate la joven cerrara la puerta y se desnudara para follar con él.