Esta madura pasa un rato agradable en el baño donde la muy zorrita se enchufa los chorritos de agua fría a su precioso coño, la muy zorra empezó a gemir sin darse cuenta el escándalo que estaba formando, su hijo que la oyó, se quedo observándola y masturbándose en la puerta, su madre al verlo ni se inmuto, solo lo invito a entrar para que se la follara